Así son mis sesiones. Llenas de risas, abrazos y pedorretas en esa pequeña barrigota que te comerías con papitas ¡A que sí! Por eso disparo mucho, por eso una foto va a acompañada una y de otra y de otra más, porque por sí sola TU HISTORIA no está completa. Por eso el estilo natural, sin etiquetas, más que la que tú le quieras poner. Por eso mis galerías son mi producto estrella, porque tú eliges, pero yo te las entrego como un verdadero trocito de tu vida.

Lo mejor será, ya que has llegado hasta aquí, que te cuente algo más sobre mí. Me llamo Esther y sí, también soy mamá. Estoy encantada de compartir experiencia contigo. Tenlo claro, desde ahora,aquí hay una fotógrafa que comparte contigo una experiencia brutal que nos une como nada. Y eso si tú quieres lo vamos a aprovechar al máximo. Tú y yo.

¿Conoces la teoría del hilo rojo? 

Pues algo así es lo que nos pasó a la fotografía y a mí. Siempre unidas desde que nací. Con 4 días lloraba en un capazo en el laboratorio de mis padres, mientras mi madre atendía al público.

Crecí, hice amigos, jugué, me aburrí, me enamoré en aquella trastienda millones de veces durante mi infancia. Los veranos se hacían particularmente eternos entre aquellas máquinas con químicos, negativos y fotografías ajenas de vidas ajenas, vacaciones ajenas y viajes lejanos (y muy ajenos).

Luego, la Universidad nos distanció durante años, pero nunca nos abandonamos del todo. Hasta que en 2015, tras mi baja maternal, llegó el momento de cumplir otro sueño: Ayudar a las familias a conservar sus momentos más bonitos, a erizarles la piel años después, a transportarlos en el tiempo y dejar su legado en la tierra.

Ahora que ya me conoces un poquito más

¿En qué te puedo ayudar?


Las Fotos de Mamá

¡Dale al PLAY y descúbrenos!

Suscríbete y accede a promociones y campañas antes que nadie. Y llévate GRATIS la Guía Gratuita Mamá Fotógrafa

Subscribe

* indicates required