Skip to main content

Llevo casi 5 años  amamantando a mi pequeño terremoto. No es mérito mío, al menos no exclusivamente. Él me lo puso fácil desde el principio y mi marido me ha apoyado al 100% desde el primer día. Y eso en la lactancia es fundamental

No siempre es así. De hecho, el resto de mi entorno que veía con buenos ojos y hasta me animaba a no decaer y prolongar la lactancia mientras Pablo era pequeñito , a la hora de la verdad, cuando Pablo pasó del año, de los dos años y mucho más con tres y con cuatro, pareciera que ven una aparición mariana cada vez que me ven darle el pecho.

Sí, es lo que hay… pero no me resigno. Creo que hay mucho desconocimiento, mucha desinformación con respecto a este aspecto de la maternidad, y si con mis sesiones de lactancia puedo, además de capturar ese recuerdo, concienciar aunque sea a una sola persona de lo importante que es respetar esta decisión que solo corresponde a dos personas : mamá e hijo, me doy por más que satisfecha.

Además, me parece muy bonito conservar este recuerdo de algo que, por muy prolongada que sea no va a durar para siempre y será parte de la herencia emocional que le dejaremos a nuestros pequeños. Yo misma creo que puedo contar con los dedos de una mano las imágenes de Pablo pegado a mi pecho, casi todas de recién nacido y muchas, selfies… ¿Podré perdonármelo algún día?

¡Que no te pase lo mismo a ti! Pregúntame por las sesiones de lactancia individual, en támden, para recién nacido y prolongada.

Leave a Reply

Abrir chat