Sobre Mí


¡Bienvenida a mi página, mamá!

Soy mamá, y sí, también soy fotógrafa, pero no sabría decirte cuál de las dos partes me ha ayudado más a la hora de capturar los momentos que aquí verás.

Aquí no solo encontrarás la oportunidad de tener esas fotografías que no deben faltar en tu álbum familiar. Al otro lado, hallarás a otra madre que, como tú, disfrutará de toda tu experiencia, a quien podrás contarle todo lo que te apetezca, sin miedos, sin juicios. Yo, tenlo por seguro, te contaré la mía.

Mi primera cámara


Fué una Agfa Isoly a la que solo le podías hacer 3 ajustes manuales: sol, nubes y flash. ¡Cualquiera diría que estaba hecha para niños!

Una niña loca con su cámara

Recuerdo que mis padres la vendían en un pack, con su funda. Allí estaba, en el escaparate del laboratorio Fotográfico, mi segundo hermano. Primero nació David, luego él (el laboratorio) y la última en llegar fui yo… Tanto la pedí, tanto la miraba al llegar del colegio, en mis veranos eternos en la tienda, que en mi séptimo cumpleaños fue el regalo estrella. La quemé. La llevaba a todos sitios, le sacaba fotos a todo y me agradezco especialmente hacerlo a mis abuelos. Gracias a esa niña loca con su cámara, hoy tengo fotos del que fue el primer amor de mi vida: Mi abuelo.

Inicio de la Universidad

Luego la fotografía y yo nos separamos. Había otros planes fuera del laboratorio. No tanto míos como de mis padres. Así que estudié, fui a la universidad, trabajé de casi todo y a lo tonto a lo tonto, casi 30 años después, la vida nos daba la oportunidad de volvernos a encontrar.

Comienzo de la Aventura

En 2015 empezó la aventura de formarme y especializarme en fotografia infantil y de maternidad. Y aquí seguimos. Jamás me imaginé llegando hasta Las Fotos de Mamá. Ha sido un proceso largo que pasito a pasito he podido construir con la ayuda de mi marido, mi madre y mi hijo, sin lugar a dudas, el gran motor de mi vida.

El aprendizaje continua

Después de muchos workshops junto a fotógrafos nacionales e internaciones, conferencias, one to one, y desde luego, mucho autoaprendizaje, sigo aprendiendo de cada una de las familias, de cada mirada infantil, de cada recién nacido que duermo.

¿Detenemos el tiempo?

Contáctame