¡Bienvenida mamá (y papá)!

Estáis literalmente en vuestra casa.

Me llamo Esther y soy mamá desde 2014.

¡Siete años ya de la experiencia que marcó un antes y un después absoluto en mi vida!

Siete años o un suspiro, podría decir. Y aunque desde el embarazo es algo que escuchas continuamente, eso de que el tiempo vuela, de verdad que nunca imaginé hasta qué punto es así.

Si estoy aquí ahora, escribiendo esto, es en gran medida a los muchos errores que cometí como madre, especialmente por confiar en trampantojos llamados «después», «ahora no» , «estoy ocupada» o «no es el momento».

Un día me di cuenta de que esos ‘para-luego’ me habían robado momentos que jamás se repetirían y que junto a cierta desidia y apatía terminé por perderlos para siempre. Me juré a mí misma que curaría mis propias heridas salvando a otras madres de este daño imperceptible pero implacable que deja el paso del tiempo, cuando se lleva con él los mejores momentos de tu vida.

Así que aquí estoy, para salvar tus recuerdos, para hacer de tu Pepito Grillo particular y que nunca olvides que lo que no guardas hoy, se perderá para siempre.

Adoro lo natural, capturar vuestro vínculo y que sientas que no existo mientras disparo. Mis sesiones fluyen libres, aunque guiadas y mi principal objetivo es que el bebé, el niño, tenga la edad que edad que tenga, lo viva como una experiencia divertida. Si eso es así, todo lo demás viene solo.

Ya lo sabes, mami, estoy aquí para ayudarte a salir en las fotos con tus hijos.

Disfruta tu maternidad, de los recuerdos bonitos me encargo yo.